Hay gente que para ir de vacaciones busca ir a un sitio a relajarse completamente. Otros aprovechan sus días de asueto para aventurar, descubrir nuevas culturas y nuevas experiencias. Gente con tantas ganas por la aventura que quieren intentar y conocer todo lo que cada lugar tiene para ofrecer. Como ya ustedes saben, en el Caribe existe un hermoso país, conocido por su alegría, por su música, por sus playas y por su gente, que guarda las más divertidas aventuras, en todos los rincones de su territorio. Si no te conformas con unas vacaciones de “descanso” y necesitas sentir emociones y adrenalina, sácale todo el jugo a los lugares más aventureros de Dominicana.

Playa Bahía de las Águilas
Es una bahía de 37 KM de largo, bañada por las deliciosas aguas del Mar Caribe, situada en el Parque Nacional Jaragua, en Pedernales, al suroeste de Dominicana, popularmente llamado -Sur Profundo-. Para visitarla necesitarás de por lo menos dos días. En el camino disfrutarás de paisajes que van desde bosques verdes, hasta áridos, en donde proliferan los más bellos cactus. Mientras más cactus veas, más te estás acercando al paraíso. 

La Bahía de las Águilas es la playa con la a arena más blanca y las aguas más cristalinas de la República Dominicana y del mundo. Se puede llegar en bote, desde lugares cercanos, o en un vehículo todo terreno. Atrévete a disfrutar de toda la grandiosidad de la playa más hermosa que existe, a través de diferentes tours que ofrecen las mejores experiencias para los más exploradores. Te aconsejamos llevar protector solar, pues en Bahía de las Águilas hay muy poca sombra.

En este mismo parque nacional, también en Pedernales, podrás visitar uno de los fenómenos naturales más sorprendentes de Dominicana.

La Laguna de Oviedo
¿Qué puede ser más salado que el agua del mar? Se dice que esta laguna posee 3 veces la salinidad del Mar Caribe. 

Sin tener mucha profundidad y siendo de gran tamaño (la más grande de RD), alberga cientos de especies de vegetación, cangrejos, peces, flamencos, garzas y muchas iguanas. Súbete en un bote y disfruta del increíble paisaje, con la sensación de que la laguna se convierte en un mar y explora cada uno de sus rincones. En el centro tiene 24 montículos de tierra, llamados cayos, que sirven de nido para diferentes animales silvestres de la zona. En el más grande “Cayo Iguana” podrás interactuar con iguanas en su hábitat natural.

El Lago Enriquillo
Al norte de la Laguna de Oviedo, alimentado por dos grandes ríos, esta vez en las provincias Independencia y Bahoruco. Es una reserva científica que busca la conservación, tanto del lago como de las especies que lo habitan. Posee una superficie enorme llena de iguanas, flamencos, garzas y hasta cocodrilos americanos, los cuales actualmente se encuentran en peligro de extinción.

¿Qué hacer en el Lago Enriquillo además de admirar su hermosos paisaje y fauna exótica? Podrás visitar el monumento “Las Caritas” unas cuevas con petroglifos que ponen en evidencia la existencia de los antiguos habitantes de la República Dominicana, los Taínos. 

Es increíble cómo se ve el sol en estos paisajes áridos y sobre estas masas de agua que almacenan vida desde hace millones de años. Es increíble las aventuras que se pueden disfrutar con simplemente visitar estos lugares y conocer sobre la biodiversidad que la República Dominicana posee. Lleva tu mente preparada para ver colores, animales y plantas que no verás en ningún otro lugar del mundo.

Continuamos exponiéndote las atracciones para los amantes del turismo de naturaleza,  de la parte suroeste de República Dominicana.

Si lo que te gusta es el senderismo: 

El Hoyo de Pelempito
También en la provincia de Pedernales, en donde el paisaje cambia de árido y plano, a bosque nublado y montañoso.

Emprende un paseo a pie hacia un mirador preparado para contemplar otro fenómeno geográfico digno de admirar. Observa desde las alturas un pedacito del tesoro del Parque Nacional Sierra de Bahoruco, el Hoyo de Pelempito, que no es más que una depresión geográfica entre montañas cubiertas de bosques de pinos. Será un encanto para tus ojos y un respiro de aire muy fresco para tus pulmones.

El Pico Duarte
Aventúrate a conquistar el punto más alto de todas las Antillas. El Pico Duarte es la montaña más alta de la República Dominicana. Emprende una caminata ascendente de 26 KM, repletos de hermosos paisajes y especies, con el clima más agradable que hay en Dominicana. Pero no te preocupes, si no quieres o no puedes caminar tanto, también puedes hacer el “ascenso glamoroso” que es cuando una mula se encarga de subirte y te lleva como todo un rey por los magníficos senderos, hasta muy cerca de la cima. Acampa en campamentos perfectamente equipados y comparte con gente puramente dominicana. No hay excusa, disfruta del clima montañoso y fresco propio de los cerros dominicanos. El Pico Duarte espera por ti y en la cima un busto al principal héroe dominicano Juan Pablo Duarte, a quien esta montaña le debe su nombre. 

Paseo por el Parque Nacional Los Haitises
Los Haitises, que en Taíno significa -área montañosa- es el tesoro ecológico de los parques nacionales de la República Dominicana. 

Es una magnífica geografía compuesta por montículos de piedra que sobresalen del mar, a alturas increíbles y que están cubiertos por vegetación. Lo hermoso de todo no es lo anterior, sino que solo pueden ser apreciados en un maravilloso paseo en bote o lancha a lo largo de kilómetros y kilómetros de extensivos paisajes, como salidos de un cuento de fantasía. Manglares, cayos, aves nativas y acantilados extraordinarios son los que predominarán en el paseo más hermoso que podrás hacer en Dominicana y en tu vida.

El Morro
Si lo que buscas es un escenario perfecto, además de hermosas playas, para hacerte cientos de fotos en la República Dominicana… ¡no podrás creer cómo luce el noroeste de la isla! El Morro te sorprenderá por sus increíbles acantilados de piedra caliza que sobresalen de hermosas playas bañadas por el Océano Atlántico.  

Deleita tus ojos con este paisaje único en en la provincia de Montecristi, déjate envolver por el sol y las frescas aguas del norte de Dominicana, disfruta de caminatas por una playa que aunque no es de arena blanca, es única e igual de hermosa que cualquier otra.  

Si visitas la República Dominicana, desde cualquier hotel o a través de un tour-operadora puedes gestionar cualquiera de estas aventuras.

Dominicana se disfruta completamente, ya sea para estar “relax” o para vivir las más fantásticas actividades, en mar, tierra o agua dulce. Es un destino lleno de entretenimiento para todo tipo de gustos, para parejas, familias o viajes solo. Con tanto por conocer y tanta gente dándote una sonrisa, este país es una de las mejores vacaciones que podrás tener. Y cuando decimos “vacaciones” no nos referimos a pasártela solo recibiendo un masaje con una piña colada en la mano sino experimentando las aventuras que guarda cada rincón de este maravilloso territorio.